viernes, 7 de febrero de 2014

Tierra mía


Quietud de sombra, alumbra la mañana 
que no quiero perderme en el camino. 
En tu seno presiento mi destino, 
vergel de sueño, ¡tierra astigitana! 

Quisiera ser abono en tu besana, 
hebras de sol, ceniza o pergamino, 
álamo blanco, frío matutino 
y epígrafe de lápida ecijana. 

¿ Descansarán mis restos en tu suelo 
cuando mi tiempo se haya detenido? 
¿Qué torre me dará la despedida? 

¿Serán once campanas las que en duelo 
resuenen por mi aliento ya vencido? 
¡Tal vez ninguna… anuncie mi partida! 

De "La cruz del verbo"

R. Bersabé 

No hay comentarios:

Loading...

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Todos los poemas de este blog están inscritos en el registro de la propiedad intelectual de Tarragona.