martes, 31 de agosto de 2010

JESÚS


Anduvo sobre las aguas
perdonó a los pecadores
y comió el pan y los peces
junto con sus seguidores.

Un apóstol traicionero,
el Judas Iscariote,
treinta monedas de plata
recibió por sus informes
y le vendió con un beso
alma perversa y deforme.

Una corona de espinas
clavada como aguijones
rodeaba su cabeza,
¡malvados ejecutores!

Lo clavaron en la cruz
rodeado de ladrones
le dieron sal y vinagre
para calmar sus dolores

Murió por salvar al mundo
de pecados y de errores
¡de que poco le sirvió
sufrir tantas vejaciones,
pues los pecados del mundo
se ven cada vez mayores!

No hay comentarios:

Loading...

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Todos los poemas de este blog están inscritos en el registro de la propiedad intelectual de Tarragona.