viernes, 12 de junio de 2015

En la quietud del recuerdo (A mi hermano Manuel)


Dejó de soplar el viento
en el ciclo de la vida,
de tus manos cayó el bieldo
pero quedó la semilla
limpia de paja en tus dedos.

Reclinada ante tu lecho
la mujer que más te ama
quiere infundirte su aliento
y tus manos escarchadas
las va cubriendo de besos.

Cruzas con pleno derecho
las puertas del paraíso
y llevas sobre tu pecho
todo el amor y el cariño
que sin medida te dieron.

Cuando se abrieron los cielos
se apagaron las estrellas
quedó la noche en silencio
sin flores la primavera
y el surco vencido y yermo.

Y en la quietud del recuerdo
con aromas de aceitunas,
de tomillo y de romero
entre las sombras difusas
te voy desgranando versos.




Rosario Bersabé



2 comentarios:

Antonio Villegas Martin dijo...

Precioso homenaje.
Un cariñoso saludo Rosario.

Rosario Bersabé Montes dijo...

Gracias, Antonio.

Loading...

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Todos los poemas de este blog están inscritos en el registro de la propiedad intelectual de Tarragona.