viernes, 10 de febrero de 2012

FLORECEN LAS AZUCENAS


Yermos y secos creía,
ya, mi pluma y mi tintero
mas me dijiste te quiero
y floreció mi poesía.
Comprendí que aún tenía
sangre caliente en mis venas,
y que danzantes arenas
fulguraban de belleza,
y crecían con tibieza
de nuevo las azucenas.

No hay comentarios:

Loading...

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Todos los poemas de este blog están inscritos en el registro de la propiedad intelectual de Tarragona.